domingo, 22 de abril de 2012

Más del correo

Acabo de agradecer a su hijo un tarjetón y el libro de poemas Christmas 1971-1972. A lo largo del año, de Marcelo Catalá. Le pedía copia de lejanas conferencias sobre la previsión y la política social, pero no las encuentra. En cambio me hace llegar esa "pequeña cosecha de intimidad" de su padre.

En el prólogo se retrata su autor con un epigrama que vale para tantos españoles del Antiguo régimen, de cuya abnegación, laboriosidad e ideales nadie debería dudar:

Esta vida mía, ya bastante larga, la pasé en buena parte en mi trabajo, que presté apasionadamente, no por virtud, sino porque mi quehacer era generoso y servía objetivos limpios.