lunes, 23 de abril de 2012

De los viejos odres

Sí, todo tropieza y vuelve.

¿Acaso no se nos quedan en el tintero las decenas de archivos que aseguramos adjuntar a los correos y que, sin embargo, por no aparecer, nos reclaman al día siguiente?