sábado, 19 de noviembre de 2016

El mejor de los propósitos

Ni me voy a acercar a una toga hasta el Día del Juicio Final, ni pienso leer los nuevos criterios de la Aneca que tienen a mis colegas asustados como avutardas.