jueves, 28 de julio de 2016

Finis Hispaniae

Los muslimes truenan contra España y a la guerra estratégica de úteros que ya perdemos juran por Alá que van a sumar la de la propaganda por el hecho. Al mismo tiempo, el nacionalismo pequeñoburgués catalán, discutidor y cobarde por esencia, da un golpecito y declara abierto un proceso constituyente y cursi para "desconectarse" de la vella Espanya.

Que no haya gobierno y vivamos en interregno desde hace más de un año es el menor de nuestros problemas. El drama español es la sucesión de gobiernos, interinos o plenarios, que nunca se atreverán a nombrar a los enemigos de España, sean moros o cristianos.