miércoles, 1 de junio de 2016

Exámenes

Un examen, decía don Álvaro d'Ors con cierto manierismo disculpable en un universitario fuera de serie, es "el prosaico tapón que impide que se pierda el preciado licor de la docencia". 

Ayer, en uno de los míos, me pasmó descubrir en el fondo de la copa este poso alucinante: "Ciencias camerales (kameralen Wissenschaften): ciencia inventada por David Cameron". Sin el tapón dorsiano, a eso voy, esta y otras lapidarias definiciones se perderían, abortadas y nonatas para siempre.