lunes, 28 de marzo de 2016

La imaginación del desastre

La tragedia de una Europa en dormición, neutralizada, sin política y sin identidad, solo tiene tres finales, a cuál peor. 

Dos de ellos son fulmíneos y terribles: la dictadura y las deportaciones masivas de la población alógena. 

El tercero todavía no tiene nombre, pero se sabe que es subsidiario del fracaso de los otros dos.