miércoles, 15 de agosto de 2012

Enemigos de la Iglesia

A todos ellos, además de condenarlos, les dio Roma digno trato literario. 

Si el liberalismo y el modernismo eran errores pestíferos (Gregorio XVI, León XIII, Pío X y algún otro Pontífice así lo aseguraron), nada comparable con la tremenda definición del comunismo de Pío Nono en la encíclica Qui pluribus de 1846:

Hiel de dragón en caliz de Babilonia.