jueves, 9 de agosto de 2012

Camaradas y señores

La revista fundada por Emmanuel Mounier en 1932, Esprit, publicó en febrero de 1933 un número especial sobre la situación de Alemania. Harro Schulze-Boysen entregó a la dirección una "Carta abierta de un joven alemán a Francia". Raymond Aron, que apuraba sus últimas semanas en Berlín, de vuelta de las ideologías y dudando si no sería la suya una "actitud cínicamente realista", remitió a la redacción una "Carta abierta de un joven francés a Alemania".

Schulze-Boysen la escribe con un "Cher camarade" por delante y Aron con un "Mon cher Mounier". Se mire como se mire, el rapprochement franco-alemán entre las dos guerras era imposible. También por las cláusulas de estilo.