lunes, 2 de enero de 2012

Dedicatoria para incautos

En el nuevo número de Empresas políticas, acaso el último de una serie que me ha dejado exhausto, vienen unas cartas espigadas en una correspondencia de Carl Schmitt y Ernst Jünger. Los dos se interpelan sobre el poder y sobre el destino de los libros de los hombres que cortejaron al poder. El de Schmitt y el de sus libros mancillados con el sello

Legal Division U. S. Group
CC Germany library
Prof. Carl Schmitt-Library

es conocido: vendidos por su dueño a un anticuario. Porque necesitaba los marcos, desde luego, pero también porque le resultaba insoportable ese vestigio de sus años de cautiverio.

En la carta de Schmitt a Jünger del 23 de enero de 1955 hay anotada esta postdata:

En algunos de los ejemplares de Diálogo sobre el poder he escrito como dedicatoria: Ernst Jünger dice: Robespierre llegó al poder como a una jaula. Yo pregunto: ¿por qué sólo Robespierre? Todos, los buenos y los malos, llegan al poder como a una jaula.

P. D. Feliz año nuevo a mis pocos lectores.
P. D. (6.I.12) Naturalmente, los "incautos" no son los lectores de mi "postdata", como rezaba originalmente en el título de esta entrad, sino los Presidentes enjaulados de la dedictoria de Carl Schmitt.

1 comentario:

Enrique García-Máiquez dijo...

Feliz con entradas como ésta. Mala noticia ese "acaso", que esperemos que sólo sea fruto de la extenuación.

Abrazo fuerte,
E.