domingo, 11 de diciembre de 2016

Carl Schmitt a Mussolini


SP ha traducido y editado espléndidamente Die Wendung zum diskriminierenden Kriegsbegriff, estudio de 1938. Pietropaoli es también autor de un libro magnífico, entre los mejores, sobre Carl Schmitt en una visión de conjunto. Mi colega defiende sabiamente la continuidad entre las doctrinas de la política y el derecho estatales y las internacionales. Lo que parece natural en Hans Kelsen y Hermann Heller, se empeñan muchos en atribuirlo exclusivamente a razones bastardas cuando se trata de Carl Schmitt.

En un gesto de humor que las ediciones científicas no permiten yo habría incluido en la "Nota al testo di Stefano Pietropaoli" la dedicatoria que Carl Schmitt apunta en la página de respetos del ejemplar que le envía a Mussolini. Una cita de la Germania de Tácito (43.3): Primi in proeliis oculi vincentur. La derrota entra primero por los ojos. No sé si con esto Schmitt profetiza el fracaso de Mussolini o le sugiere que plante cara a los argumentos de la Sociedad de Naciones.

Corina, la esposa de Wener Sombart, cuenta maravillas de Mussolin en las sobremesas en casa de Schmitt. Este hace pie en el político italiano para elaborar su concepto del Estado total y para remachar la distinción que, desde el punto de vista del derecho internacional, existe entre el canal o la vía de comunicación marítima (Seestraßen) y el espacio vital (Lebensraum). En Völkerrechtliche Großraumordung cita Schmit a Mussolini: "Per gli [inglesi] il Mediterraneo è una strada, per noi italiani è la vita".