jueves, 19 de mayo de 2016

Paradoja

No es el título de la novela psicológica de Gonzalo Fernández de la Mora que muy pocos han leído. Es la paradoja bergsoniana del tiempo. Si la salud te acompaña no tienes tiempo de nada, ni de enfermar un rato. Este, el tiempo cuantitativo, corre mecánicamente, implacablemente. Si te alcanza un virus, el que sea, o una amigdalitis, el tiempo te sobra. Lo tienes ya, al fin, para convertirte, por unas horas siquiera, en un intelectual valetudinario como los que salen en las silenciosas novelas de Azorín. Es el tiempo cualitativo o psicológico. La durée de Bergson. Así estamos.